“Torchwood” Miracle Day: The Middle Men – 2011 en Español

Posted by on November 11, 2011

movie image

Descarga subtítulos de “Torchwood” Miracle Day: The Middle Men – 2011 en Español

Un día… nadie muere.
Al siguiente… nadie muere.
Ni al próximo, ni al próximo,
ni al próximo.
Población mundial…
ANTERIORMENTE
Cualquiera designado…
…como categoría uno
debe ser llevado…
…a los nuevos campos de desborde.
Necesitamos ayuda, por favor.
Código uno. Necesito ayuda, ahora.
– Vamos.
– Es mi papá. Es mi papá.
Necesito que lo atiendan, por favor.
Lo siento, su padre ha sido
reclasificado. Es categoría uno.
– Mi papá no está muerto.
– Tenemos que trasladarlo.
Todos los categoría uno van al módulo.
Entonces necesitamos entrar al campo
para averiguar qué son esos módulos.
Bienvenida, bienvenida.
Me llamo Colin Maloney
y estoy a cargo aquí.
– Vamos, vamos.
– ¡Quíteme sus manos de encima!
¡Colin, por Dios!
Dios mío.
A los pacientes,
los están quemando.
¡Vera!
Saqué todo lo que pude encontrar
del asunto de Shanghái.
Y debes presidir la junta ejecutiva
de Phicorp a las 4:00.
Gracias, Janet.
Stuart, ¿está todo bien?
No pareces feliz.
Está todo bien.
Vivimos en época de milagros.
No podría estar más feliz.
No deberías llamarme Stuart
en la oficina.
Lo siento, Sr. Owens.
Por supuesto que el suicidio
es imposible ahora…
…pero la gente
se está volviendo creativa.
Encuentran maneras de acercarse
lo más posible a la muerte.
Esa es la filosofía del Club 45.
Gente que cree que saltar
de un piso 45 o más alto…
…es la única garantía
de perder la consciencia para siempre.
Es demente, pero igual,
el Club 45 está ganando popularidad.
Wai.
¿Quién habla, por favor?
Habla Stuart Owens.
¿Cómo puedo ayudarlo, señor?
Esto debe ser
estrictamente confidencial.
Solo para mí, ¿es eso aceptable?
Por supuesto.
En 1999, una gran parcela de tierra
cerca del centro de Shanghái…
…fue comprada
por una división de Phicorp.
Ahí terminan los registros.
Necesito saber exactamente qué pasó
con esa tierra desde entonces.
– ¿Alguna construcción de Phicorp?
– Nada registrado.
Hay subsidiarias, compañías fantasmas.
¿Puedo preguntar de qué se trata?
¿Necesita saberlo?
Podría ser de ayuda.
Por supuesto que está al tanto
de los cambios ocurridos en el mundo.
Mi tío estaba muriendo.
Ahora ya no.
Estoy tratando de entender que pasó…
…y si Phicorp
tuvo algo que ver con esto.
Creo que esta obra es la clave.
Le pregunté a mi tío qué pasó.
Me dijo que nunca cuestione un milagro.
Podría no gustarle lo que encuentra.
Puede que él tenga razón.
Vuélvame a llamar en unas horas.
¿Wai?
Soy yo.
Me dijo que lo vuelva a llamar.
Sí.
¿Qué encontró?
– Un callejón sin salida.
– ¿Qué quiere decir?
¿Qué están construyendo?
No hay nada ahí. Lo miré.
No encontré nada, nada de nada.
Adiós, Sr. Owens.
Me llamo Rex Matheson.
Soy de la CIA.
Estoy en una operación dentro
del campo de desborde de San Pedro.
No, borra eso.
No soy de la CIA…
…ni de ninguna otra
autoridad gubernamental.
Soy de Torchwood.
Y vamos a exponer
todo lo que pasa aquí.
Todo lo que acabo de presenciar.
Los llaman categoría uno.
Y por lo que he visto,
nunca dejes que te llamen así.
Cuando escuches “categoría uno”,
mejor que salgas corriendo…
…porque van a quemarte.
Para eso son estos lugares…
…para incineraciones.
Y todos sabemos de qué se trata.
Comenzarán con la categoría uno,
aquellos que no pueden protestar.
Luego seguirán con los condenados,
o los inmigrantes ilegales.
Cualquiera que no nos guste.
Porque todos enfermamos, eso significa
que todos algún día terminaremos aquí.
Estos hornos esperan por nosotros.
Pero les diré una cosa:
Voy a encontrar
al desgraciado que mató a Vera.
Sí.
Y voy a quemar su culo.
LLAMANDO A VERA JUAREZ
FALLÓ LA LLAMADA
REINTENTAR
Finalizó el turno.
Terminamos.
– Supongo que deberíamos irnos.
– Así es.
No pagan horas extras.
Y asegúrate de que te den efectivo,
no cheques.
Tengo dos mil dólares
en “Expedición Ahorro”.
Dijeron: “No puedes sacarlo”.
Yo les dije: “Es mi dinero”.
Dijeron: “Es una emergencia nacional”.
Yo les dije: “Si es una emergencia,
voy a necesitar cada centavo”.
Oye, olvidé mi celular.
Adelántate. No me esperes.
– ¿Qué le pasó?
– Ya no es un problema.
Me restregué bien las manos.
Pero lo ves en televisión…
…aun así encuentran pequeñas
salpicaduras bajo las uñas.
¿Qué le hiciste?
Siempre ten a mano
una camisa limpia, Ralph.
Solo la traje por si tenía tiempo
para el bádminton.
En el club. El club.
Eso estaría bueno ahora,
un partido de bádminton.
Colin, esa cuestión del módulo,
¿qué pasa ahí?
Es “Sr. Maloney”. Es “Señor”.
Me gustaría saberlo, señor.
¿Qué pasa dentro de ese módulo?
No es mi culpa. Es el sistema.
El módulo era un almacén.
Debíamos usarlo como depósito…
…hasta que algún senador
firmara unos papales y diera la orden.
Yo solo me adelanté, nada más.
¿Pero qué hizo?
Tiene que ser una broma.
¿No te dijeron?
– ¿Decirme qué?
– Me pidieron que me quedara.
Doble turno.
Dijeron que fuera a registrarme…
…al centro de categorización,
que ayudara con el procesamiento.
Dicen una cosa y luego otra.
– ¿Qué pasa?
– Yo solo…
Acabo de recibir estos formularios.
Y soy nueva y no sé qué hacer.
Pero creo que son para usted.
¿Cuáles formularios?
No lo sé. Algún tipo de formulario
de paga en efectivo.
– No estoy segura.
– Déjelos en el escritorio.
Bádminton.
– ¿Perdón?
– Bádminton.
Estuve sudando copiosamente.
¿Usted juega?
No, señor.
Muy bien.
De acuerdo.
Y fui enviada para ser su enlace.
Si hay algo más que pueda hacer,
simplemente pídalo, cualquier cosa.
– Estoy bien.
– ¿Té? ¿Café?
No, gracias. Estoy bien.
Regrese al trabajo.
Vamos, salte, brinque, rebote.
Sí, señor.
Dios mío.
Yo no firmé para esto.
– Todo estará bien.
– Pero la asesinamos.
No, no.
Los módulos fueron diseñados
para matar.
Por tanto, la muerte es legal
dentro de este complejo.
– ¿Cómo puede ser eso así?
– Porque yo lo digo.
¿Viste a este personal?
Son inmigrantes ilegales, todos.
Ni siquiera pueden escribir.
Mira esto, está mal.
– Nos arrestarán por esto.
– No.
No, no lo harán.
No, no.
– Porque esto es lo que vas a hacer.
– Esto está mal. Esto está mal.
Podrá tener sentido en México,
pero aquí no.
Esto está mal.
Vas a tomar su auto
y lo llevarás hasta San Pedro.
¿Conoces ese centro comercial?
¿El Constitution Mall?
Déjalo ahí. Es un gran estacionamiento,
miles de autos.
Y tenemos camiones que pasan por ahí
cada media hora…
…así que solo autorízate para volver.
Ella desaparece,
y nosotros no tenemos nada que ver.
– ¿Funcionará?
– Ralph, nunca la van a encontrar.
– Ella es polvo.
– Jesús.
Y ponemos este sitio
en alerta roja, cierre total.
Porque eso significa que todo
el personal será registrado y anotado.
Nos dará una coartada perfecta.
Ella desapareció en mitad de la ciudad
mientras estábamos de guardia.
Seguridad, páseme con el jefe.
Pasamos a condición uno.
Están movilizando hombres
y equipos hacia las puertas.
Algo está sucediendo.
Vamos, todos. Cierre total.
Así es. Estamos oficialmente
en cierre total, amigos.
Nadie sale hasta próximo aviso.
Sí, señor.
Es un simulacro.
Estamos probando nuestra preparación
en caso de emergencia.
El sitio está ahora en cierre total.
Repito: este sitio está
en cierre total inmediato.
Es un cierre total. Sí.
Miren eso. Están cerrando
las puertas del matadero.
No hay forma de que me detengan.
Yo sacaré esta evidencia.
LLAMANDO A VERA JUAREZ
Dije que era un cierre total,
señorita– ¿Cómo era?
Esther. Esther Drummond.
Lo siento, solo necesitaba
llamar a casa.
Bueno, lea las reglas.
Todas las llamadas al exterior
tengo que autorizarlas yo.
¿Qué hay de los visitantes, señor?
¿No deberíamos escoltarlos afuera?
¿No sigue esa observadora aquí?
Aquella de Washington–
La Dra. Juarez.
No, ella se fue. Ya no está.
De hecho, dijo que estaba dirigiendo
esto de forma excelente.
Realmente muy bien.
Esas fueron sus palabras exactas.
“Realmente muy bien”.
¿Dra. Patel?
– ¿Es la Dra. Alicia Patel?
– Lo siento, ¿puede esperar?
No, escuche,
tiene que cambiar estos papeles.
Ocurrió un error.
Es sobre mi padre.
Geraint Wyn Cooper,
lo colocaron en categoría uno…
…pero él no está tan mal, lo juro.
Yo lo vi, solo está inconsciente.
Eso es debatible.
Hay una línea muy fina
entre la categoría uno y dos.
Pero usted lo vio. Lo categorizó.
Y sin duda hubo un error.
Simplemente seguía las pautas
dadas por el gobierno.
– ¿Puede volverlo a ver?
– Si hago eso con su padre…
…tendría que hacerlo con todos.
– Ya estamos bajo bastante presión.
– Lo entiendo, pero–
Lo siento, escuche.
Tiene que cambiar esto, ¿sí?
A las 6:00 AM, trasladarán
a los categoría uno al módulo.
Lo siento, no es mi departamento.
¿En serio? ¿Será así?
¿Sabe siquiera cuál es
su departamento, Dra. Patel?
¿Siquiera sabe
lo que realmente ocurre aquí?
– ¿Sabe lo que ocurre en el módulo?
– Como dije, estoy ocupada.
Incineran gente.
Incineran gente viva.
A los categoría uno, siguen vivos,
pero los incineran.
Este lugar fue construido
en base a homicidios institucionales.
Yo no soy quien hace las reglas.
¿Sabía sobre esto?
Los categoría uno están muertos.
Esa es la ley.
Bajo la reglamentación de emergencia
por el bien de la salud pública…
…los cadáveres pueden ser
incinerados en masa.
Bueno, me alegro de que
tenga a la ley de su lado.
Pero, ¿es usted la que está ahí,
en el módulo?
¿Es usted quien oprime el interruptor?
¿Es usted? No.
No, usted está aquí.
Está cómoda y a salvo…
…oculta detrás de sus papeles.
No tiene las agallas
para verlos quemarse.
Porque entonces tendría
que enfrentar la verdad, ¿cierto?
Que esto no es un hospital.
Es un campo de concentración.
Si me disculpa…
Construyeron
un campo de concentración…
…aquí, en el Reino Unido,
hoy, y usted–
¡Usted solo es parte del personal!
Todo el sistema de salud
está a punto de colapsar.
– ¿Qué otra cosa se supone que haga?
– Diga que no.
Diga que no, haga eso.
Por amor de Dios, diga que no.
– No puedo.
– No se atreva.
No se atreva.
No se atreva a mirarme…
…y decirme que solamente
estaba obedeciendo órdenes.
No se atreva.
Una cosa más.
Ya no se haga llamar doctora.
Ya no.
Es una vergüenza.
– ¡Rhys!
– Dios mío.
Los estaba llevando al módulo.
¡Estaba llevando
gente viva a los hornos!
No podías saberlo.
Solo hacías tu trabajo.
Sí, bueno, ya no lo haré.
Renuncio a esta porquería.
Todavía no. Necesito que hagas
un traslado más: mi papá.
– Vamos a llevárnoslo.
– No podemos.
El complejo está cerrado.
No se permiten movimientos hasta las 6.
Lo sé, Rhys. Ahí es cuando llevarán
a mi padre a su muerte, ¿sí?
Necesito que robes unas llaves.
Necesito que tomes un camión.
No lo sé.
– Solo necesito que hagas algo.
– Por supuesto que lo haré.
Las enfermeras, cambian a las 5 AM.
Es nuestra única oportunidad.
Iré a buscar a mi papá,
tú busca un camión, ¿está bien?
– Está bien.
– Podemos hacerlo.
Podemos vencer al sistema.
Podemos vencerlos a todos.
¿Muy bien? Ve.
¿QUÉ ESTÁS BEBIENDO?
¿TE CONOZCO?
No, Janet, no me conoces,
pero yo te conozco a ti.
¿En serio?
¿Trabajas en Phicorp?
No respondiste mi pregunta.
¿Qué estás bebiendo?
Martini de manzana.
Te llamas Janet Rae Tanner.
Tienes 27 años, 1,80 m, 54 kg.
La hija más joven
de Gerald y Elaine Tanner…
…de Nantucket, Massachusetts.
Te mudaste a California
para ir a la universidad…
…donde te licenciaste
en historia del arte.
Actualmente resides
en un departamento en Westwood.
Vas al gimnasio tres veces a la semana.
Y vas hasta el centro
en tu híbrido todos los días…
…a tu puesto de asistente
administrativa en Industrias Phicorp.
Y tú eres un acosador raro que salió
en “Los Más Buscados de los EE.UU.”.
Tal vez me estén buscando,
pero no es lo que piensas.
Escucha, no sé a qué estás jugando,
pero estoy esperando a alguien.
Después de que cene con su esposa.
Vi algunos emails tuyos para tu jefe,
Stuart Owens.
“No puedo esperar para verte”.
Qué lindo.
Y luego “Feliz día de San Valentín”.
Muy dulce.
Y luego algo menos sutil.
“Te dejaré hacérmelo esta noche”.
– ¿Qué quieres?
– Quiero tu ayuda, Janet.
Ahora mismo tengo amigos
arriesgando sus vidas…
…porque creemos que Phicorp
está haciendo cosas muy malas…
…y necesitamos averiguar
quién está detrás de ellas.
Por favor, no puedes
contarle a nadie sobre lo nuestro.
No lo haré.
Solo quiero un poco de información
de tu jefe.
– No haría nada que lo lastimara.
– Dulce Janet Rae.
Ojalá él sintiera lo mismo por ti.
Estoy enviándote más emails…
…de Stuart Owens al jefe
de Recursos Humanos de Phicorp…
…pidiendo tu transferencia
a Cincinnati.
– Es todo un romántico.
– Malnacido.
Me gusta la parte
donde dice que eres “limitada”.
Limitada.
Entonces, ¿qué me dices, Janet?
Podríamos sentarnos aquí
a beber martinis de manzana…
…y quejarnos de los hombres
toda la noche.
O podemos ir detrás
de ese jefe tuyo de Phicorp.
¿Qué dices, Janet Rae?
– Me encanta el abrigo antiguo.
– Gracias.
Tal vez los tres deberíamos
ir por un trago algún día.
¿Los tres?
Tú, yo y el abrigo.
Bueno, supongo
que debería pedir la ensalada.
Yo pediría el filete si fuera usted…
…con un bourbon muy grande
y un paquete de cigarrillos.
¿Por qué no?
Vamos a vivir para siempre, ¿verdad?
– Cortesía de Phicorp.
– Disculpe…
…creo que está
en la mesa equivocada.
Usted es Stuart Owens, ¿verdad?
Usted es el Director de Operaciones
de Industrias Phicorp.
Evidentemente usted sabe quién soy
o no estaría aquí.
La pregunta es, ¿quién es usted?
Soy amigo de Janet. ¿Su secretaria?
Nos encontramos en el bar,
al que planeaba ir después de la cena.
¿Su esposa lo sabe?
– Elizabeth.
– No vaya, o la lastimaremos.
Mis asociados tienen a Janet de rehén.
¿Necesita pruebas?
¿Hola? ¿Quién está ahí?
Ayuda. Ayúdame.
– Janet, ¿dónde estás?
– No lo sé.
Estoy en un sótano.
Me ataron.
Me están lastimando, Stuart.
Haz que se detengan.
¿Qué es lo que quiere exactamente?
Les avisaré
cuando sea seguro soltarla.
Ve por él.
– La verdad.
– ¿Sobre qué?
El milagro. ¿Cómo lo hicieron?
¿Por qué lo hicieron?
¿Cómo deshacerlo?
¿Por qué tendría yo la respuesta?
Cuando llegó el día,
Phicorp estaba listo.
Encontramos depósitos
llenos de analgésicos…
…que esperaban
la llegada del milagro.
– ¿Esa es su evidencia?
– Usted es el hombre a cargo.
– Usted sabía que ocurriría.
– Señor…
Harkness.
Capitán Jack Harkness.
– ¿Está en las Fuerzas Armadas?
– Soy autónomo.
Represento a la gente
que intenta detener a Phicorp.
Entonces esa irrupción de seguridad,
en el piso 33…
Fuimos nosotros.
No es a mí a quien busca.
De hecho, he estado intentando
saber la verdad tanto como usted.
– No soy un hombre malo, Sr. Harkness.
– Capitán.
No soy un hombre malo, Capitán.
Pero tampoco soy uno bueno.
Soy un intermediario
en todo el sentido de la palabra.
Y enfrentado a la idea de ser quien soy
por quién sabe cuánto tiempo…
…estoy tan ansioso como usted
de averiguar exactamente qué pasa.
Especialmente con el mercado de valores
amenazando con colapsar.
Un hombre como yo necesita garantías.
No me cree.
Usted piensa que soy el epítome del mal.
El diablo en un traje de tres piezas.
En mi experiencia, así es como funciona.
Su experiencia debe ser muy poca.
Tiene una visión bastante arcaica
del bien contra el mal, ¿verdad?
Dígame quién está detrás de esto.
Es lo que he intentado averiguar.
Envié agentes por todo el mundo
siguiendo un rastro de papeleo…
…negocios ocultos,
compañías de inversión…
…dentro de otras
compañías de inversión.
Ahí es cuando me enfrenté cara a cara
con el verdadero rostro del mal.
– El mismo sistema.
– Precisamente.
Si se están construyendo
planes y conspiraciones…
…entonces deben verse
solo como patrones, olas…
…cambios que son o demasiado pequeños
o demasiado vastos para ser percibidos.
Alguien está manipulando el sistema
en todo el planeta…
…con una gracia infinita…
…mucho más allá
de la visión de una persona.
No, lo siento, Capitán,
pero Phicorp no está controlando esto.
Beneficiándose, sí, pero esto es parte
de un diseño mucho más grande…
…y mucho más allá
de ninguno de nosotros.
Pero, ¿cómo pueden ser parte de esto
sin saber lo que está ocurriendo?
Déjeme darle un ejemplo.
Esos depósitos llenos de drogas…
…sin duda a usted le encantaría
descubrir una circular incriminante…
…con la fecha del día anterior,
al milagro firmada por mí…
…autorizando el almacenamiento
de analgésicos.
La verdad es que eso comenzó
hace como cinco años…
…con el aumento sistemático
en la producción de fábricas al azar…
…alrededor del mundo, basadas
en proyecciones de mercado.
¿Dónde estaba ese depósito?
Washington, Tercera y Boston.
Imagino que el transporte
de esos medicamentos…
…a la Tercera y Boston se llevó a cabo
en un periodo de 12 meses…
…por, tal vez, cinco compañías
de transporte distintas…
…que lo tercerizaron a siete u ocho
proveedores independientes distintos.
Eso significa que todos tienen la culpa.
Todos y nadie.
Los que estén detrás de esto,
no se muestran…
…ni a mí, ni a usted.
Pero para manipular así al sistema…
…los mercados,
la política, la industria…
…deben haberlo planeado
durante mucho tiempo.
Ojalá supiera quiénes son.
Me dijeron que el milagro
tiene que ver con la geografía.
¿Significa algo?
No. Pero hay una palabra…
…que encontraron mis agentes…
…y que data de mediados de los 90,
que luego borraron.
– ¿Cuál es?
– La Bendición.
¿Qué significa?
Había un documento en Italia…
…de una fuente
dentro del gabinete de ministros.
Un contacto que luego falleció.
Algo referido a “La Bendición”.
Decía: “han encontrado La Bendición”.
Sí, disculpe. ¿Podría indicarnos
la mesa del Sr. Owens?
Es esa mesa de allá.
Parece que mi esposa
llamó a las autoridades.
Adelante.
¿Qué rayos fue eso?
Ve a ver.
¿Señor? ¿Está bien?
¿Qué hace un categoría uno aquí afuera?
Lo siento.
Billy, ¿me copias?
– Sí. Sí, soy yo.
– ¿Qué sucede?
Bueno, me dieron nuevas órdenes.
– ¿Nuevas órdenes?
– Sí.
Te necesitan en los módulos.
Necesitan más hombres en el módulo.
Será mejor que llegues rápido.
Yo ya llegué.
¿Qué pasa con el puesto de control?
No lo sé.
Dijeron que lo dejáramos.
Dijeron– No sé qué dijeron.
No estaba escuchando.
Típico de ti. Voy en camino.
ACEPTADA
Identifíquese.
– Identifíquese.
– Solo necesito salir.
PROHIBIDO FUMAR
– Quiero salir a fumar.
– Claro, viejo. Adelante.
Gracias.
¿Quién rayos eres?
Alguien se infiltró en el complejo.
Alguien con una cámara.
No. No hay ningún problema.
Nada, nada, nada.
– Quiere hablar con quien esté al mando.
– Mentiras.
No, no, no. Mentiras.
De acuerdo.
¿Quién es?
– ¿Qué debería significar eso?
– No lo sé. Dijo “Torchwood”.
Muy bien. Espera aquí.
Yo me encargaré.
– Sr. Maloney, necesito que firme esto.
– Ahora no.
– Puedo acompañarlo.
– ¡Dije que ahora no!
¿A dónde va?
¿A dónde crees que estás yendo?
– El Sr. Maloney…
– ¿Qué tan rubia eres?
Hay un cierre total.
No tenemos autorización.
Debes quedarte en tu escritorio.
Les digo que están cometiendo
un error grande.
Todos quedarán implicados–
Todos.
Muy bien. Déjennos solos.
Vayan con Jackson de la puerta Oeste.
Tiene nuevas asignaciones para ustedes.
– ¿Quién rayos eres?
– Yo haré las preguntas.
– Necesito saber quién eres.
– Ya se los dije. Rex Matheson.
¿Y quién rayos eres tú?
Colin Maloney, gracias,
director de la instalación de San Pedro.
Director.
Entonces habrá consecuencias,
porque eres el hombre a cargo.
– ¿De qué hablas?
– Mira, llama a la policía, ¿está bien?
Adelante, llámalos. Arréstame.
Porque quiero prestar declaración.
Voy a exponer todo
lo que está sucediendo aquí.
Lo que le están haciendo a los pacientes
y lo que le hicieron a Vera.
– ¿Lo que le hicieron a quién?
– Construyeron hornos.
Y tú eres el director, así que lo sabes.
Yo no dicto las reglas.
Recibimos instrucciones…
…que se enviaron
a nivel nacional, mundial…
…y recibimos órdenes desde arriba
de no decir nada.
– Solo hice lo que me dijeron.
– De acuerdo.
De acuerdo. Solo eres un intermediario.
Lo entiendo.
Pero te digo que debes escuchar.
Porque estás atrapado
en el medio de esto al igual que yo.
Aquí están sucediendo cosas
que están muy fuera de control.
Alguien está usando este lugar
para hacer que la muerte regrese.
¿Hubo una Dra. Juarez aquí, verdad?
Bueno, alguien la incineró viva.
– No. Es imposible.
– Y ahora tú tienes la oportunidad.
Mírame. Mírame.
Tienes la oportunidad
de convertirte en un héroe.
Porque podríamos contárselo al mundo.
– ¿De verdad, sería un héroe?
– Colin, cuando esto estalle…
…habrá gente que será juzgada
por crímenes contra la humanidad.
Pero, verás, tú podrías
estar a mi lado, justo a mi lado.
Supongo que mi deber es ayudar.
Si pudiéramos encontrar al culpable–
Debe ser alguien del personal.
Uno de los guardias.
Tengo evidencia. Está ahí mismo.
Adelante. Mírala.
Me la quitaron.
Lo grabé. Lo grabé todo.
Puedes ver todo.
Es la prueba de que alguien
está usando los módulos para matar…
…y no solo
a los categoría uno.
– No lo sé. No debería.
– ¿Quieres pruebas?
Entonces míralo. Míralo.
Pasa la cinta, maldita sea,
y verás por qué debes liberarme.
No lo sé. No debería.
Sí, pásala.
Lo siento. El Sr. Maloney
acaba de llamar sobre ese…
…hombre de Torchwood.
Lo siento, soy nueva.
Pero me pidió que pregunte…
…si su nombre era Rex Matheson.
De acuerdo.
Lo llamaré.
¿En qué interno estaba?
No lo sé.
En la sala de máquinas.
Claro. Gracias.
Te dije que no podías salir
durante el cierre total.
Dije que no se te permitía salir.
¡Te denunciaré!
Lo siento.
Sabía que tenías que ver eso.
– ¿Estás bien?
– Sí.
¿Ahora lo entiendes?
¿Entiendes por qué debes liberarme?
Vamos, deberíamos ir juntos
a la policía de inmediato.
No sé qué–
No tengo nada que–
¿Te lastimaste?
Sí. Es una larga historia.
Vamos, ¿qué tal si salimos de aquí?
Me pregunto…
…¿qué puedo usar?
Te dieron las llaves.
– Sí, pero, ¿qué puedo usar?
– Tienes las llaves.
No puedo concentrarme.
No puedo pensar.
Nunca he sido muy práctico.
Más bien soy un hombre de ideas.
Soy muy bueno en el bádminton.
Sí, está bien.
¿Qué tal si me liberas ahora?
Con esto debería ser suficiente.
¿Qué estás haciendo?
Colin, mírame.
Colin, ¿qué estás haciendo?
Mírame a los ojos.
Colin, ¿qué estás haciendo?
No hagas eso. Mírame.
Colin, mírame a los ojos.
Mírame.
Colin.
¡Colin! No lo hagas.
– Fuiste tú.
– Lo siento.
– Tú la mataste.
– Lo siento mucho.
Ha sido un día tan largo.
Lo único que quiero es irme a casa.
Pero no puedes matarme.
No lo hagas. No puedo morir.
No puedes matarme.
Colin, ¿no lo ves? No voy a morir.
¿Sr. Maloney?
¿Sr. Maloney?
Estoy aquí.
¿Qué pasa?
Tiene una llamada, señor.
Muy importante.
Puedo reemplazarlo aquí.
¿Una llamada? ¿De quién?
De la Dra. Juarez.
Dijo que era urgente.
Dijo que necesita la cifra
de habitantes del campo.
¿La Dra. Juarez?
¿Cuándo llamó?
Recién.
¿Usted habló con ella?
¿Y cuándo fue esto?
¿Acaba de suceder?
Hace cinco minutos.
¡Esther! ¡Esther!
– ¿Rex?
– Esther, ¡corre!
¡Él mató a Vera!
¡Esther!
¡Déjala en paz, maldita sea!
¡Esther!
¿Qué pasó?
– Lo maté. Lo maté.
– No.
– Dios mío. Lo maté, Rex.
– No. No lo hiciste, ¿está bien?
Nadie muere, ¿lo recuerdas?
Ahora es solo un categoría uno.
Quédate conmigo.
Vamos. Mírame. Mírame.
Debes revisar sus bolsillos
y conseguir las llaves.
– No.
– Esther, tenemos que salir de aquí.
Vamos, concéntrate.
Busca las llaves.
Ve a buscar la llave.
Esto tiene que terminar.
Gracias. Gracias.
Santo cielo.
– ¿Qué crees que estás haciendo?
– Mi trabajo, ¿no?
No se asusta así a la gente.
¿Traslado de pacientes
a esta hora de la noche?
– Solo hago lo que me piden.
– ¿Y exactamente qué te pidieron?
Traslado de pacientes, a las 5 AM.
– ¿Quién te lo pidió?
– Mi supervisor. ¿Quién más?
¿Cómo se llama?
Tiene más autoridad que tú, amigo.
Es un capitán.
El capitán Jack Harkness.
Él me lo ordenó.
Qué raro. No veo ningún Harkness
en nuestra nómina.
Será mejor que haga algunas llamadas.
Por Dios.
Siempre igual.
No falta mucho, papá.
Lo prometo.
Si no apareces, Rhys Williams,
habrá consecuencias.
Habrá consecuencias.
– ¿Ya puedo irme?
– No entiendo.
Detuvieron las órdenes de traslado
hasta las 6 AM…
…pero parece que a ti
te dieron órdenes especiales.
– ¿Por qué?
– Bueno, a este capitán Harkness…
…le habré resultado simpático.
Parece de esos,
si sabes de qué hablo.
No es que tenga algo de malo.
Mira la hora.
Ya estoy llegando tarde.
Necesito hacer otra llamada.
¿Escuchaste? Anoche llegó a Cardiff
una cantidad enorme de categoría dos.
Uno de esos cruceros llenos
de ciudadanos británicos en el exterior.
– Todos enfermos como perros.
– Qué desastre.
Los expulsaron de Europa
como si fueran balseros.
Lo último que necesitamos
son más pacientes.
Vamos, tenemos que preparar
a esos categoría uno.
Muy bien, papá.
Te sacaré de aquí ahora.
Bendita seas.
¿Dónde rayos estabas?
Estaba a tiempo, pero me demoró
un infeliz entrometido.
– ¿Por qué no lo pasaste por encima?
– No soy de esos. Lo sabes.
Igualmente, arranqué
mientras el tonto desgraciado…
…hablaba por teléfono.
Seguramente me siguió.
Uno, dos, tres.
De acuerdo, levantémoslo.
– Con cuidado.
– Muy bien. Te tengo.
Listos, uno, dos, tres.
Muy bien.
Ponte en marcha.
Lleva a papá a casa.
Antes de ir a los Estados Unidos
tengo que hacer una cosa aquí.
¿Volverás a los Estados Unidos?
Tenemos que descubrir
quién está detrás de todo esto…
…y ponerle un freno
de una vez y para siempre.
Pero antes, todavía
no he acabado con este lugar.
¡Es él! ¡Es él! ¡Es él!
¿Dónde está mi beso
de despedida, gran tonto?
En marcha.
¡No te muevas de donde estás!
Pásame con la puerta Sur.
Aquí vamos.
¡Oye!
¡Oye!
¡Disparen!
Espero que alguien esté escuchando.
BUSCANDO: LA BENDICIÓN
TRANSMISIÓN ENTRANTE
Hola.
¿Hay alguien en casa?
Dichosos los ojos que te ven.
– Jack, ¿eres tú?
– El mismo.
– ¿Estás bien?
– Sí.
Lo sé, Jack.
Pronto estaré allí.
Regresaré a la batalla.
Te necesitamos.
Pero antes, quiero mostrarte algo.
Grábalo por mí, Jack.
Qué belleza.
Jack, ¿estás mirando?
Estoy aquí.
ENLACE RADIAL ABIERTO
Y he abierto un enlace radial.
Di tu mensaje.
Esta es la verdad
para que la vea el mundo entero.
Dejamos que nuestros gobiernos
construyeran campos de concentración.
Construyeron hornos para gente
en nuestro nombre.
No me importa si la sociedad entera
se inclina y lo acepta como un perro…
…yo digo que no.
Esa es mi chica.
Bueno, los guardias se fueron.
El ejército regular está en camino.
Ellos clausurarán esto.
Pero fue autorizado por el gobierno.
Y tienen mi nombre.
Tienen mi nombre. Figuraba
en el personal como Esther Drummond.
Esther, basta. ¿De acuerdo?
Ya basta.
Me salvaste.
Durante tanto tiempo
quise un trabajo como el tuyo.
– Mírame ahora.
– Está bien.
Está bien, tú–
Puedes sentirte así.
Ven aquí.
Ven aquí.
Pero, escúchame; esto no se terminó,
no para Torchwood.
Y te necesito en esta batalla.
– De acuerdo.
– Así que recupérate y hazlo rápido.
De acuerdo. Estoy bien.
Estoy lista.
Yo también.
La carne puede arder.
Es la estricta verdad
con la que el mundo se enfrenta hoy.
Desde el Día del Milagro hemos sabido
que la carne todavía podía arder.
Pero hoy hay indignación.
Lo logramos.
Les hemos abierto los ojos.
Todas las organizaciones
informativas importantes.
El mundo ahora sabe la verdad.
Que comience la indignación.
¿De verdad crees que es tan fácil?
La muerte de Vera Juarez
exige una investigación completa…
…pero no habrá disculpas
por el proceso de los categoría uno.
Ahora convivimos con un estado
permanente de emergencia.
La Casa Blanca sostiene
que nuestra respuesta al desastre…
…se corresponde
con lo sancionado por el Congreso.
Esto es exactamente
lo que hubiéramos hecho…
…en tiempos de hambruna,
plagas o pestilencia.
¿Ven eso? Deberían estar cerrando
esos campos ahora mismo.
Nada más están hablando de eso.
Al menos lo hicimos público.
Torchwood no fue diseñado
para combatir con los políticos.
Si de verdad queremos evitar
que esto pase…
…tenemos que mirar
el panorama completo.
Averiguar qué es la Bendición.
EJECUCIÓN EN LOS ESTADOS UNIDOS:
LA MUERTE DE LA DRA. VERA JUAREZ
BUSCANDO: LA VERDAD
Hola, no estoy disponible,
pero deja tu nombre y número…
…y te llamaré no bien pueda.
Gracias.
Rhys, soy yo otra vez.
He aterrizado. Estoy en Los Ángeles.
¿Dónde estás, maldito idiota?
¿Por qué no respondes el teléfono?
Llámame.
Gwen Cooper
al teléfono blanco de cortesía.
Gwen Cooper, tiene una llamada.
Gwen Cooper
al teléfono blanco de cortesía.
Gwen Cooper, tiene una llamada.
Habla Gwen Cooper.
Hola, soy Gwen Cooper.
Dijeron que tenía un mensaje.
Lentes.
¿Qué? ¿Qué acaba de decir?
Lentes.
TENEMOS A TU MADRE
TENEMOS A TU ESPOSO
TENEMOS A TU HIJA
¿Quiénes–
¿Quiénes son?
¿Qué quieren?
¡¿Qué quieren?!
DANOS A JACK
DANOS A JACK
Subtítulos por aRGENTeaM

Get Adobe Flash player

Comments are closed.