Bel Ami 2012 Spanish en Español

Posted by on May 25, 2012

movie image

Descarga subtítulos de Bel Ami 2012 Spanish en Español

BUEN AMIGO
Traducción: Maigiri.
París, 1890
Dame una cerveza.
¿Forestier?
– Charles Forestiere …
– Sí.
Georges Duroy.
Del Sexto Regimiento,
Argelia, 1985.
Georges Duroy.
Claro.
Te ves muy mal.
Déjame invitarte a un trago.
¿Cuándo fue la última vez que comiste?
Champán.
¿Qué estuviste haciendo todos estos años?
Acabo de dar la baja.
Espero tener mejor suerte en París.
No podías llegar en mejor momento.
París está lleno de dinero.
Te lloverá el dinero.
Si no tienes éxito aquí,
mejor acuéstate y muere.
Hasta las prostitutas son ricas.
Yo, un ex soldado,
viviendo en Boulevard Hausseman.
Editor de política de ‘La Vie Francaise’.
Será el periódico
que derrocará al gobierno.
Trabajo en una oficina
del ferrocarril.
No tengo tus contactos, Charles,
y necesito ganar algo de dinero.
Ya no podemos saquear.
No estamos en el desierto.
¿Por qué no vienes a cenar?
Mañana a la noche.
Ven a conocer a mi esposa.
Bueno, el problema es que…
no tengo ningún traje apropiado.
Toma.
Cómprate o alquila algo.
Ven a las 7:30. ¿De acuerdo?
-Bueno.
Georges Duroy.
– ¿Su nombre, señor?
– Georges Duroy.
Sr. Georges Duroy.
Soy Madeleine Forestier.
¿Estás casada con Charles?
Claro.
Charles me contó todo sobre ti.
Sra. Francois de Marelle.
– Madeleine …
– Clotilde …
¡Qué hermosa estás!
Soy Clotilde.
Puedes llamarme Clotilde.
Sra. Pierre Rousset.
De este modo,
por la historia de los riñones,
se convertirá en miembro de
la Academia de por vida.
Y todo el mundo queda contento.
Qué importante.
¿Y ese cuchillo, Duroy?
¿Qué?
No está acostumbrado
a comer de esta manera.
Oí que regresó recientemente
del norte de África.
¿Estaba en Argelia?
Si…
Charles y yo estuvimos
juntos allá… ¿hace 5 años?
– Cinco años.
– Entonces era más delgado.
– ¿Dónde estaba el cuartel?
– En la frontera.
Justo al lado del Sahara.
Escuché una historia extraña
sobre el desierto.
Puede ser un mito,
pero me parece romántica.
Me dijeron que
las arenas cantaban.
Sí, es verdad. Es el efecto del
viento en las dunas…
…que suena como música.
¿Y cómo suena?
Sonaba muy triste y lúgubre.
Al menos para
el oído de un soldado solitario.
¿Usted?
¿Como podía estar solo?
¿No había mujeres bonitas?
Si, las mujeres eran hermosas …
Sin embargo, echaba de menos mi casa.
Las tormentas de arena y perros aullando,
es todo lo que recuerdo.
Podría publicar algo
extraordinario sobre eso.
– Creo que sería oportuno.
– ¿Oportuno? ¿Por qué?
– ¿No lees los periódicos?
– No.
El gobierno está tratando de
controlar a Marruecos.
Para el beneficio del pueblo marroquí, por supuesto.
– Pero nadie quiere una guerra.
– Eso no va impedirla.
No, pero no la haremos.
Piensa en esto. La opinión
de un testigo presencial.
Un atractivo soldado, en la frontera …
Solo y con nostalgia por su casa.
Sus aventuras.
Sus puntos de vista.
El diario de un oficial de Caballería.
¿En qué piensas, cariño?
¿Cuál es el nombre del pescado?
Sí, es bueno cambiar de tema.
No soporto la política.
Hombres hablando de otros hombres.
Hombres luchando con hombres.
Me resulta muy aburrida.
¿Qué cosas te interesan?
Bueno…
Me gusta divertirme.
¿Qué te divierte?
Bueno, no lo sé.
Todo.
Y claro, tú.
Diario de un Oficial de Caballería.
Quiero el primer artículo para mañana.
Debes entender que él, nunca escribió nada.
Lo ayudaré a empezar.
Vamos a escribirlo
como una carta a un amigo.
Querido …
Henry.
Perdóname no haberte escrito
por tanto tiempo.
Hace casi un mes…
…desde que pisé por primera vez…
…este hermoso país.
No creo que pudieras adaptarte
al calor, mi amigo.
Pero sé que compartirías mi
entusiasmo por el pueblo.
Si tan sólo pudiera transmitirte
la maravilla de los alimentos.
El aroma de la canela y el azafrán …
…impregnan el aire caliente.
Ella llevaba un vestido sencillo,
y un chal alrededor de su cabeza.
Color… azul claro.
No necesitaba de otros arreglos.
Un rostro perfecto.
La belleza de tu sonrisa.
No puedo describírtela.
Lo único que sé es que,
con una sola mirada,
y sólo con una sola mirada,
…yo era ella.
Me gusta ser periodista.
Espero que no creas que…
…voy a escribir tus artículos.
Nunca supondría eso.
Pienso en algo muy diferente.
Sé lo que quieres decir.
Vamos a dejarlo bien claro.
No tengo ningún interés
en ser tu amante.
No hay nada más aburrido
que un joven tonto.
Sé muy bien que el amor
para ti es sólo pasión.
Nos hace a todos estúpidos.
Por favor, mírame …
Nunca seré su amante.
¿Me entiendes?
– Sí.
– Está bien.
Entonces, podemos ser amigos.
Verdaderos amigos.
Podría darte algunos consejos.
Las personas más importantes en París
no son los hombres.
Las persona más importantes en París …
…son sus esposas.
Ve a visitar a la señora Rousset.
Le gustas.
¿Le gusto a la señora Rousset?
No cómo crees.
No en la forma que crees.
Su marido valoriza su opinión
por encima de todas las demás.
Una buena palabra de ella vale
diez años de trabajo.
Disfrutarás visitando a mi amiga Clotilde.
Es una amiga maravillosa.
Y la mayor parte del tiempo su marido no está.
Si alguna vez pudiera …
…poder retribuirte tu bondad…
Permíteme presentarte a Georges Duroy.
Me está ayudando a empezar algo.
Es el Conde de Vaudreque.
El conde es nuestro amigo más íntimo y cercano.
Duroy.
Sr. Rousset.
¿Te acuerdas de Georges Duroy?
“Diario de un oficial de caballería.”
Su artículo fue un éxito.
Escriba otro.
Colócalo en la nómina
de pagos de este año.
Si eso es lo que quieres.
Recibirá cinco francos por el artículo.
Y cinco por el próximo.
Y 200 por mes.
Más 10 centavos por línea…
…por cada artículo que consiga publicar.
Tome. Déselo a la cajera.
¿Qué pasa?
¿No cree en su suerte?
Hola, soy Laurain.
¿Eres Georges?
Por favor, siéntate.
Mi madre vendrá luego.
¿Cuál es tu juego favorito?
Pica-pica.
¿Pica-pica?
Veamos …
tú…
…debes pegarme.
¿Con quién estás?
– Madre.
– Es tu turno …
Te toqué.
Toca a Georges.
Es tu turno.
– ¿Quién persigue a quién?
– Nadie pega.
– Es la hora de la siesta de Laurain.
– Quiero quedarme con Georges.
Tal vez me permitan visitarte de nuevo.
Vuelve pronto, buen amigo.
Dame un beso.
Buen amigo.
Por lo general, no hace amigos.
– Me alegro que hayas venido.
– ¿Cuando volveré a verte?
Iré a visitarte.
Mañana.
¿Por qué no hoy?
Espero que no …
te haya molestado demasiado.
– ¿Quieres tomar algo?
– Sí.
Algo dulce.
– Estoy un poco nerviosa.
– Yo también.
Vamos a sentarnos.
– No puedo quedarme.
– Quiero hacerlo ahora.
Aquí no podemos.
Alguien puede vernos.
No puedo arriesgarme a un divorcio.
Perdería a Laurain.
No quiero que mi marido sospeche.
Es un buen hombre.
Necesitamos de un nido de amor.
Un pequeño lugar donde podamos
ir y estar solos.
De vez en cuando.
Yo pagaré los gastos.
Mi dinero …
…para gastármelo…
…con algo que quiero.
– ¿Qué estás leyendo?
– Una carta de mi padre.
Cada semana, se pone su mejor
ropa y va a visitar al sacerdote.
Y el sacerdote le escribe una carta.
Y todas las semanas lo mismo.
Mi madre envía sus bendiciones.
Y los cerdos están con diarrea.
¿Cuándo te casarás?
Mi padre es campesino.
Nunca salió de su aldea.
Y me pide que les envíe dinero.
Me gustaría ver donde creciste.
Me gustaría verte allá.
Prométeme una cosa.
No traerás a otra mujer aqui.
No tengo otras mujeres.
Todos los hombres tienen otras mujeres.
Pero yo no.
¿Eres sincero?
No me mientas.
Honesta y sinceramente.
¡Champagne!
– Hola …
– Hola.
Estaba hablando con tu amigo.
Georges.
Creo que me confundes
con otra persona.
Sí, lo entiendo.
No estás muy amigable,
¿verdad?
Menos ahora con una puta barata.
Clotilde.
– No te atrevas a tocarme.
– Fue antes de conocerte.
Clotilde.
Sólo tenías que decirme hola.
¿Quién te crees que eres para hablarme así?
¿Quién soy yo?
Cerdo.
– Duval.
– Sí.
– Todavía me debes 40.
– Tengo que comer también.
¿Por qué no haces algo?
Diario de un Oficial de Caballería.
¿Qué pasó con eso?
Puedo decirle
a mi esposa que lo escriba.
Tal vez piensa que puede
recibir su salario,…
…y que ella hará el trabajo por usted.
Te invité a mi casa,
te alimenté y te vestí.
¿Y cómo me lo pagas?
Jugando a escondidas.
Si me dejas en paz,
me pondré a escribir.
¿En serio?
Ahí estás, Forestier.
¿Tú escribiste esto?
Escribes como
el chico de los recados.
Rousset debería ver esto.
¡Forestier!
¡Forestier!
Idiota agrandado.
Ele sabe falar.
Ni siquiera sabe escribir su nombre…
…si tu esposa no se lo deletrea.
¿Sabes cómo le dicen?
¿Qué?
El escritor … …
…bajo la falda.
Cierra la boca.
No lo conoces.
El Sr. Rousset lamenta informarte…
…que ya no necesita tus servicios.
Recoge tus cosas y lárgate.
Estás por tu cuenta, Duroy.
No encontrarás ninguna mujer
para ayudarte.
Madame Rousset.
Espero que me perdone por interrumpir.
Sr. Duroy.
Quería obsequiarle estas peras…
…que recibí hoy de mis padres en Normandía.
Qué amable.
¿Le gustaría acompañarnos?
Por supuesto. Gracias.
Prueba una pera.
Sí. ¿Por qué no?
Rumores.
Rumores.
Duroy.
¿Recuerda a mi esposa?
Sr. Duroy.
¿Recuerda a la señora Marelle?
Por supuesto.
Bueno, buen amigo.
¿Ninguna sonrisa para su vieja amiga?
Vamos a cenar, señoras.
Tenemos un montón de chismes
para contarte.
Madame Forestier.
Buen amigo.
– Pensé que te habías olvidado de mí.
– De ninguna manera.
Te extrañé mucho.
¿Por qué no me buscaste?
Pensé que ya no me querías.
Siempre te he querido.
Tengo que irme.
Mi esposo se estará
preguntando dónde estoy.
Mi otro marido.
– Tu marido rico.
– El padre de mi hija.
¿Puedes ayudarme?
No te olvides de hacer un nudo doble.
– ¿Cómo hace tu marido?
– Sí.
Pobre Charles.
Probablemente no verá otra primavera.
Madeleine lo llevó al mar,
pero fue en vano.
Pobre desgraciado.
No pasará mucho tiempo entre nosotros.
Gracias por venir.
Fuiste el único.
¿Cómo está?
Lo traje aqui para que mejore.
Pero está peor.
Son mis favoritas.
Gracias.
¿Viniste a verme morir?
Vine para escapar de la ciudad.
– Porque yo voy a vivir.
– Si.
Es cierto.
– Voy a vivir.
– Sí.
Ayúdame.
Quiero ir…
…a caminar.
– No estás lo bastante fuerte.
– Ayúdame, por favor.
Quiero que oigas
lo que tengo para decir …
Y tratar de entenderme.
No te enojes.
Sebes que con una sola palabra,
puedes hacerme feliz.
Puedes hacerme tu amigo.
Tu hermano.
O puedes hacerme tu marido.
Mi corazón y mi cuerpo son tuyos.
Necesitas entender…
…que no soy como las otras mujeres.
Para mí, el matrimonio…
…es una sociedad,
un contrato en partes iguales.
No acepto ninguna orden,
celos,
ni críticas sobre mi conducta.
– Quiero una libertad absoluta.
– Por supuesto.
Debes reflexionar sobre eso.
Es una decisión importante,
para los dos.
Clotilde.
Dímelo.
Dímelo. rápido.
Me voy a casar.
Por supuesto.
Tienes que hacerlo.
¿Quién es ella?
Madeleine Forestier.
Elegiste a la mujer que realmente necesitas.
¿La amas?
– Clotilde.
– No.
No, no, estoy bien.
El Gobierno insiste en que
abandonó sus planes para Marruecos.
No, mejor aún …
El gobierno insiste en que
el pueblo quiere…
…que abandone sus
planes para Marruecos.
Georges.
Ten cuidado con los papeles.
Esto es muy aburrido.
Nunca termina.
Ellos dicen esto,
nosotros decimos aquello.
Si, tienes razón.
Es una pérdida de tiempo.
¿No hay un diputado?
¿Quién era? Está aquí en alguna parte.
Dijo desde el principio que
el gobierno estaba mintiendo.
Sarazin.
Debemos darle a Sarazin
su propia columna.
Georges.
Brillante.
Es una idea brillante.
A Housein le va a encantar.
Estaba pensando…
que como Editor de Política…
…de unos del principales periódicos…
…debe tener un nombre inolvidable.
Un nombre ……
…algo extraordinario.
¿De dónde eran tus padres?
Mis padres son de Contelaux.
¿No te acuerdas
que estuvimos en la luna de miel?
Georges …
“Duroy de Contelaux.”
No, no queda bien.
Duroy de Contel.
Madeleine,
soy de Contelaux.
Yo lo prefiero así.
No, no. Escucha …
Georges
Duroy…
…de Contel.
Dilo una vez más.
Georges
Duroy…
…du Contel.
Madame
Duroy…
…de Contel.
Alguien con un bigote …
Es exactamente lo que necesitamos.
Totalmente original.
Imprímelo.
Siéntate.
Son para mi esposa.
Georges.
Gracias.
Sabes cuanto las adoro.
Nunca son suficientes.
El Conde se está yendo.
– Espero que no sea por mi.
– No, no.
Tengo cosas que resolver.
Gracias, Paul.
Gracias.
Y dale mis recuerdos a tu esposa.
– Espero que mejore.
– Es muy amable, señor Conde.
Es todo. Retírese.
¿Qué quería?
Es martes.
Siempre viene los martes.
¿A qué hora llegan los políticos?
– En media hora.
– ¿Media hora?
En media hora.
Invité a Laroche.
Debes prestarle atención especial.
Un día serás Ministro del Exterior.
Te lo prometo.
Georges.
Vamos a derrocar a este gobierno.
Lo quiero en la primera página
de todos los periódicos.
En todas las paredes,
en cada ventana.
Quiero que todos sepan que
este gobierno está mintiendo.
Forestier puede descubrir algo.
– ¿Qué crees?
– ¿Qué?
Acaba de llamarme Forestiere.
Es la costumbre.
No te ofendas.
Es un error fácil de cometer.
– ¿Qué quieres decir?
– Que …
…debemos mirar el movimiento de tropas.
Logística.
Laroche nos puede ayudar en eso.
Sé que algunos oficiales …
…simpatizan con nuestra causa.
Puedes hablar con …
Laroche, te dirá quién lo escribió.
Mira estas exportaciones para Argelia.
¿Por qué enviar cientos
de toneladas de granos de aquí…
…para…
Mira. ¿Lo ves?
Miles de toneladas de aquí.
¿Por qué?
No lo sé.
Para alimentar a un ejército.
¿Para alimentar a un ejército?
Eso es.
Eso es.
¿Quién está entregando el grano?
Georges, esa es la cuestión.
Georges, tengo que trabajar.
Mi maravillosa esposa.
Muy bien.
Madeleine.
Madeleine, despacio,
despacio.
Madeleine.
Madeleine.
Mira.
Parece que van a invadir.
La Vie Francaise…
…encontró la prueba.
Si, claro.
Hoy es martes.
El Conde de Vaudreque debe
estar llegando.
Una prueba indiscutible …
…de la verdadera intención
del gobierno sobre Marruecos.
Nunca hablamos sobre ello, ¿verdad?
El conde Earl Vaudreque.
El hombre …
…que sale de la nada.
Que conoce a todos los criados
mejor que yo.
Escondido entre las…
…tristes columnas de nuestra prensa…
¿Qué es para ti?
– Lo que quiero decir es que …
– ¿Qué es para ti?
¿Quieres ser el hombre…
…que derrocó al gobierno?
¿O quieres ser un necio?
¿Conoces a mi hija Suzanne?
Qué bonita.
Esto es para mi buen amigo.
Es como mi madre te llama.
De vez en cuando.
Espero que no te importe.
Llámame cuando quieras.
Díles algunas palabras.
Gracias, gracias, mis queridos amigos.
Mis maravillosos y trabajadores amigos.
Pero me temo que tengo
malas noticias para ustedes.
Nuestro trabajo apenas comezó.
Tenemos una gran tarea por delante.
Nuestro esfuerzo en el gobierno,…
…deberá contar con la ayuda de la oposición.
Habrá oposición.
Habrá conflictos.
Pero no sucederán
en las arenas de Marruecos,
sino en la oficina del Gabinete.
Mi primera acción como
Ministro del Exterior…
…será retirar las tropas de Argelia.
No habrá Ministerio de
Guerra en este gobierno.
Mis amigos,
los ciudadanos franceses …
No necesito preguntarte cómo estás.
Estoy muy feliz por ti.
– ¿Como está Laurain?
– Todavía no te perdonó.
Te llama
señor Forestier ahora.
Es demasiado joven para entender.
¿Y tu?
Hiciste un buen matrimonio.
Todos tenemos que hacerlo.
Y también te echo de menos.
Extraño el calor de tu cuerpo.
¿No eres feliz?
Soy optimista.
Marruecos está a salvo.
Gracias por tu compromiso.
Muchas gracias.
Ven a jugar una mano.
Siéntate.
Deja que mi hijo reparta las cartas.
Te advierto que
estoy en una racha de suerte.
Soy más poderoso que un rey.
No tan rico.
Todavía no,
en cualquier caso.
En una sola mañana,
puedo vaciar el Parlamento…
…y llenarla de nuevo con
gente de mi elección,
solo con una palabra o una carta.
No son sus palabras, señor.
¿No lo son?
¿Qué pasa con tu vida matrimonial?
¿Cómo te llevas con Vaudreque?
Él la visita con frecuencia.
Me parece justo, porque
es el dueño del apartamento.
¿Duroy?
Renunció a su apartamento,…
…después que Madeleine Forestier se casó.
¿Cuando Madeleine Forestier se casó?
Bueno, él solo se presenta…
…y paga el alquiler.
Entonces,
eso nos dice algo..
Vaudreque es como un padre para ella.
Tal vez.
¿Por qué no disfrutas de
de la fiesta?
Estoy seguro que las damas
van a querer bailar.
Buen amigo.
¿Qué te trae por aquí?
¿Quedaste atrapado con la lluvia?
No, no vine por casualidad.
No quiero asustarte.
No espero nada.
No pido nada.
No sé qué debo hacer.
Siento mucho si te he ofendido.
No me has ofendido.
Pero no me dices nada.
¿Debo irme?
Debo quedarme?
¿Hay alguna esperanza para mí?
Tratas de seducirme en una iglesia.
Yo nunca…
…tuve un amante.
Mírame.
Tus ojos dicen que eres hermosa.
Virginie.
Georges.
¿De quién son estos brazos?
Son míos.
– ¿Y de quién son estos labios?
– Virginie…
¿Los labios?
Son míos.
Vamos.
Vístete.
– ¿Cuando te veo de nuevo?
– Por favor. Vete.
Mi hermoso Georges.
Querido, por favor, dime cuándo.
– Mañana.
– ¿Mañana?
Sí, mañana.
¿Georges?
¿Georges?
¿Georges?
Georges.
Madeleine va a querer saber
donde estás.
Madeleine.
Madeleine.
¿Dónde está mi esposa?
Está con el Conde de Vaudreque.
¿Qué?
Murió esta mañana.
Le pedí que hoy viniera aquí,
señora Duroy de Contel,
para conocer la última voluntad
del Conde de Vaudreque.
El conde la ha designado,
señora,
como la única heredera
de sus propiedades.
El valor de las cuales es de…
…1.080.015 francos
y 29 centavos.
Pero hay un problema.
La naturaleza de la herencia.
¿La naturaleza de la herencia?
Espero que me perdone, señor.
Es inusual que una mujer casada,…
…pueda heredar todo los bienes.
Normalmente el marido es el heredero.
¿Y por qué es eso?
Para evitar cualquier sospecha de…
Perdónenme.
Relaciones inadecuadas.
¿Qué fue para ti?
¿En qué estaba pensando,
ese viejo hijo de puta?
Debería haberme dejado todo a mi.
Hubiera sido mucho mejor para ti
Debería haberlo sabido antes.
Haber entendido como te comprometía.
A menos que seas inocente.
Un gesto paternal.
Era como un padre para ti, ¿verdad?
¿Como un tutor?
No puedo aceptarlo.
Debo proteger mi reputación.
No quiero esos millones de francos.
No debemos apresurarnos.
Estoy seguro que podemos
encontrar una solución.
Pero el testamento existe.
Para que todos lo vean.
Sólo podemos aceptar o rechazarlo.
Pero si yo, tu marido,
decide aceptarlo,
¿quién dudará de mí?
Pero si decidimos,
renunciar a la herencia…
…es admitir la vergüenza.
Pero si …
… la aceptamos…
…es negarla.
Bueno.
Parece que el viejo no era
tan estúpido después de todo.
No hables así de él.
¿Qué fue para ti?
Dímelo.
Contéstame.
Me merezco una respuesta.
El fue …
…el hombre que perdi.
El hombre por quien estoy…
…llorando.
Tu querias …
…que fuese pequeño,
algo sin valor,
y despreciable.
Era mi amigo.
Mi padre…
…y mi amante.
¿Lo amabas?
¿Como viviré sin él?
¿Como podré vivir?
Hace rato que no me visitas.
Una semana entera estuve esperándote.
Georges.
– Mi niño hermoso.
– No me llames así.
No, no son para ti.
¿Vas a encontrarte con otra persona?
Llévame contigo.
Tengo que hablarte.
Cálmate, recuerda dónde estás.
No deberías haberme seducido.
Debería haberme quedado
donde estaba.
Una esposa feliz y fiel.
Por favor, déjame ir contigo.
Sólo una hora.
Tengo algo muy
importante que decirte.
Algo que te va a interesar.
Tiene que ver con mi marido.
Por favor.
Si vas a llorar,
es mejor que te vayas.
Por favor, Georges.
Mi querido Georges.
Mi niño hermoso.
Fui tan inteligente.
Tan discreta.
Hice todas las preguntas correctas.
Para no llamar la atención.
¡Ya basta!
¿Qué?
Nuestro nuevo gobierno
quiere invadir Marruecos.
Virginie.
El nuevo gobierno pudo asumir,…
…porque yo le dí ese poder,
con la promesa de que no irían.
Esa es toda la cuestión.
¿No lo entiendes?
Nadie los espera.
Mi marido y Laroche han estado…
…planeando esto durante mucho tiempo.
Las primeras tropas salen esta noche.
¿Esta noche?
¿No tendrían que haberme incluído?
No confían en ti.
Creen que eres muy impulsivo.
Muy ambicioso, dicen.
Que no estás acostumbrado al dinero.
Creen que vas a traicionarlos.
– ¿Piensan que soy muy ambicioso?
– No te conocen como yo.
En las últimas semanas compraron
todas las acciones de Marruecos.
Adquirieron todas las minas
de cobre en Marruecos. Todas.
Ganarán 70 millones cada uno.
¿70 millones?
Ya están gastando.
Comprarán el Palacio St. Honoré.
70 millones y yo
me humillé por una miseria.
¿No estás orgulloso de mí?
¿Me amas?
¿No me salió bien, mi querido?
Compré acciones para ti también.
Te rendirán como mínimo 70 mil.
No quiero tu dinero.
No valen lo que yo pagué.
– No eres nada para mí.
– Pero yo te amo.
No quiero tu amor.
Nunca te amé.
Tu olor me causa náuseas.
Porque hueles como él.
Al miserable de tu marido.
Reía cada vez que pensaba
que volvías a él…
…con mi sudor en tu piel,
cuando todo el tiempo…
…era yo el burlado.
¡Era a mi a quien estaban engañando!
¡A mi!
– ¡Fuera de mi casa!
– Escúchalos primero, Georges.
¡Váyase!
¡Fuera de mi casa!
Escúchalos, Georgess.
Escucha lo que tienen que decir.
– Voy a arruinarlos.
– No seas tan infantil.
Piensa en lo que te conviene.
Todavía hay dinero que podrías ganar.
¿Crees que te robé?
No era mi responsabilidad.
La oportunidad estaba allí…
…para cualquiera que la viera.
Tú …
Eres era una vergüenza para Charles.
Un soldado fracasado,
casi analfabeto.
Te advertí que no serviría para nada.
Parece que tenía razón.
No fue muy inteligente casarse con él.
Te echaremos de menos.
Lo sabías todo.
No seas absurdo, Georges.
¿Como podría saberlo?
Soy una mujer.
No una invitada a jugar a las cartas.
¿Quién fue hoy?
¿Clotilde?
¿O Virginie?
¿O las dos?
¿Y ayer?
Eres un estúpido.
Un maldito imbécil.
Un completo y perfecto hombre.
Puse mi talento en ti.
Mi inteligencia.
Mi visión de tu interior.
No tenía ni idea…
…de la profundidad de tu vacío.
Nada.
No hay nada allí.
No hay nada más que rabia.
Como un animal idiota.
Eso eres.
Un animal.
Pensé que podía enseñarte algo.
Pero creo que mejor sería destruirte.
¡Fuera de aquí!
Disculpe.
Siempre me gustó su audacia.
No necesito esconderme.
No soy un criminal.
– ¿Vas a echarme?
– Por supuesto que no.
Quédate. Bebe mi champán.
Baila con mi esposa.
La suya, por lo que veo,
ya está comprometida.
Georges.
Georges.
Fui tan estúpido.
¿Por qué volviste a mí?
No sé.
Tal vez porque no me esperaba esto.
Siento mucho si te hice daño.
Necesitaba decírtelo.
Nunca vi a una anfitriona ser tan reverenciada.
Todos los nobles están en bancarrota.
Sólo queda Suzanne
con 30 millones de francos.
– Abran o romperemos la puerta.
– ¿Quién es?
Policía.
¿Sra. Madeleine Duroy du Contel?
¿Esposa de Sr. Georges Duroy du Contel?
Sra. Duroy du Contel.
Fue encontrada en un lugar
que no es su hogar.
Junto al Sr. Francois Laroche.
¿Admite que este hombre es su amante?
Lo admito.
Sabe que no tengo otra opción,
debo acusarla de adulterio.
– ¿Quiere decir algo?
– No.
Vamos a dejarlos solos.
No tenemos nada más que hacer aquí
¿Qué debo hacer?
¿Debo irme?
No. Quédate.
Termina si quieres.
Bien…
Pronto tendrás noticias de mi abogado.
Adiós, Georges.
Adiós.
Me escapé. Estaban gritando
todo el tiempo.
Mi madre llorando y
gritando como una loca.
Me gustaría ver sus caras,
cuando vean que desaparecí.
O lo que harán.
Queremos dos habitaciones.
– Buenas noches, Suzanne.
– Pero …
¿No recibiré un beso de buenas noches?
Deberias irte a dormir.
– ¿Por qué?
– Vete a dormir.
Padre.
Madre.
– No se casará con ella.
– Me temo que va a suceder.
No se casará con ella.
– No voy a aceptarlo…
– Basta.
Se casará con ella.
Debe casarse con ella.
Y usted va a aceptar.
Es tanto culpa suya como mía.
Mía …
Tu pasión por él contagió a mi hija.
Se casará con ella y yo estaré feliz.
¿Qué más puede querer
un padre para su hija?
De un hombre que no la respeta.
Es sólo una niña.
– ¿La quieres?
– No.
No tengo ningún interés en ella.
Pobre Suzanne.
Suzanne es igual que su padre…
…una copia, en miniatura.
– Le arruinaste la vida.
– No. Voy a casarme con ella.
¿Te acostaste con ella?
¿No te acostaste con ella?
No la toqué.
No era necesario.
Era suficiente que todos lo pensaran.
No te conozco en absoluto.
Me conoces.
¿Te conozco?
Lo planeaste todo.
Estoy en lo cierto, ¿verdad?
Arruinaste a Laroche.
Te burlaste de Madeleine.
La humillaste.
Todo para casarte con Suzanne.
Suzanne me eligió porque yo era…
…el único que no podía tener.
¿Y yo?
¿Alguna vez pensaste
en mis sentimientos?
No tiene nada que ver contigo.
¿Entonces por qué sufriendo?
No se.
Al menos, podrías habérmelo dicho.
Me enteré por mi marido.
¿Crees que voy a perdonarte todo?
Nadie va a detenerme, Clotilde.
Voy a casarme con ella.
Al final, eres igual que ellos.
Sólo otro…
…hombre egoísta y cruel.
Sólo otro experto ladrón.
No es suficiente ser
amado, ¿verdad?
Debes convertirte en rey.
No es suficiente ser amado.
Incluso pata ti.
Te amé cuando no tenías nada.
No entiendo por qué
necesitas ser tan orgulloso.
– No lo entiendo.
– Es porque nunca fuiste pobre.
Tratando de ganarme
la vida a duras penas.
No puedo vivir así.
Igual que mi padre.
Trabajando como un esclavo.
Y después arrodillarme cada semana,
rezando a Dios para que
la otra vida sea mejor.
No hay otra vida más allá.
La carne…
…se pudre en la tierra.
Y se desintegra.
Ví a hombres muriendo.

Get Adobe Flash player

Comments are closed.